Profecía de autocumplimiento

Miércoles, 18 Julio 2012 23:03

En el verano de 1946 corrió el rumor de que el espectro del hambre amenazaba a una determinada provincia de un país sudamericano. En realidad, los campos ofrecían un aspecto inmejorable, y el tiempo era ideal y auguraba una espléndida cosecha.

Pero el rumor adquirió tal intensidad que más de 20.000 pequeños agricultores abandonaron sus tierras y se fueron a las ciudades. Con lo cual la cosecha fue un verdadero desastre, murieron de hambre miles de personas y el rumor resultó ser verdadero.



Post scríptum: Una profecía autocumplida o autorrealizada es una predicción que, una vez hecha, es en sí misma la causa de que se haga realidad. Se pueden encontrar ejemplos a lo largo de toda la literatura universal, pero es en el siglo XX cuando la expresión es acuñada por el sociólogo Robert K. Merton, quien formalizó su estructura y sus consecuencias. Merton da la siguiente definición: “La profecía que se autorrealiza es, al principio, una definición «falsa» de la situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva «verdadera»”. Un ejemplo podría ser el siguiente:

Una campaña de activismo cívico para presionar a un banco comienza con los rumores (no necesariamente verídicos) de que ese banco está próximo a quebrar. La gente se dirige en masa a retirar sus depósitos alarmada por el rumor, de modo que el banco, por estas retiradas masivas de efectivo, comienza a acercarse de verdad a la quiebra profetizada por aquel rumor. La actual recesión económica y social junto con la gran aportación de noticias negativas al respecto, actúa como una profecía de autocumplimiento y acentúa la crisis.

El concepto de Robert K. Merton de profecía que se autorrealiza deriva del Teorema de Thomas, un principio fundamental en sociología, y que suele enunciarse en castellano de la siguiente manera: “Si las personas definen las situaciones como reales, éstas son reales en sus consecuencias”. En otras palabras, la gente no reacciona simplemente a cómo son las situaciones, sino también, y a menudo principalmente, a la manera en que perciben tales situaciones, y al significado que le dan a las mismas. Por tanto, su comportamiento está determinado en parte por su percepción y el significado que atribuyen a las situaciones en las que se encuentran, más que a las mismas. Una vez que una persona se convence a sí misma de que una situación tiene un cierto significado, y al margen de que realmente lo tenga o no, adecuará su conducta a esa percepción, con consecuencias en el mundo real.

Las profecias de autocumplimiento también se relacionan con el Efecto Pigmalión que es uno de los sucesos que, tanto en el ámbito laboral como en el escolar, social y familiar, pueden ser más productivos o contraproducentes. El efecto Pigmalión positivo se refiere a aquel que produce un efecto positivo en el sujeto, de forma que afianza el aspecto sobre el cual se produce el efecto, provocando un aumento de la autoestima del sujeto y del aspecto en concreto, por contra, el efecto Pigmalión negativo es aquel que produce que la autoestima del sujeto disminuya y que el aspecto sobre el que se actúa disminuya o incluso desaparezca. El efecto Pigmalión se puede identificar de las siguientes maneras:

- Suceso por el que una persona consigue lo que se proponía previamente a causa de la creencia de que puede conseguirlo.

- Las expectativas y previsiones de los profesores sobre la forma en que de alguna manera se conducirían los alumnos, determinan precisamente las conductas que los profesores esperaban (también jefes sobre empleados).

- Como una profecía autocumplida: expectativa que incita a las personas a actuar en formas que hacen que la expectativa se vuelva cierta.

rn

 

rn

Post scríptum: Recomendamos leer otro relato similar titulado Algo muy grave va a sucederle a este pueblo.

Valora este artículo
(3 votos)

Información adicional

  • Tipo: Cuento
  • Autor: Desconocido
  • Enviado por: Anna Reyes - Barcelona
Visto 1916 veces Modificado por última vez en Sábado, 30 Marzo 2013 16:00

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Estás aquí:   Inicio